GRACIAS POR EL RECUERDO 2


Por Toño Carrizosa
 
Pues sí, los chavitos de antes veían caricaturas en un programa que se titulaba CLUB QUINTITO y entre caricatura y caricatura, se presentaban payasos y magos y este recuerdo es un homenaje a ellos.

Te estoy hablando de principios de la década de los años sesenta para que te des una idea. Aunque sé que eran tres los payasos que se presentaban, solamente recuerdo a dos de ellos. Uno de ellos se llamaba Tony y usaba pelo largo, nariz de bola, maquillaje alrededor de la boca como si fuera “barba de candado”, así como en los ojos y cejas muy remarcadas, saco y pantalón extremadamente holgado. Hacía sus gracias y simpatías y cuando lloraba, emitía lágrimas a chorros y un día se le acercó tanto la cámara para ver el efecto, que hasta chorreo el lente.

El otro no recuerdo como se llamaba, pero se pintaba toda la cara de blanco, usaba como gorro un cucurucho y se pintaba unos triángulos en los párpados con el pico para arriba. Sus pantalones eran triangulares en la parte de las rodillas y tocaba el botellófono, que era un arco de madera con tres o cuatro travesaños en donde colgaba botellas de una sola medida con diferente medida de agua en su interior y las golpeaba con baquetas creando unas melodías conocidas por todos.


Luego venía la parte de la magia y el mejor mago del mundo, Chen Kai, hacía sus actos mágicos asombrando a todos, en el manejo de aparecer y desaparecer palomas. De hecho, sus magias (ojo, todo mago se enoja mucho si a su trabajo les llamas trucos, ellos les llaman magias), fueron aplaudidos en una convención a nivel mundial y le dieron el reconocimiento de ser uno de los mejores magos del mundo, a tal grado que en la gran enciclopedia de la magia editada en Inglaterra, hay un capítulo completo escrito por este excelente mago nacido en Yucatán, cuyo nombre verdadero es Julio Hijuelos, creador de la Asociación Mexicana de Magos, unificador de los magos mexicanos de todo el país en esa agrupación, propulsor de la magia en México y fuerte apoyo de todos los magos incipientes. Chen Kai, cuyo nombre en maya significa “solo manos” tiene un salón de fiestas en la colonia Del Valle, y fundó el antecedente en México, para variar, de hacer magia en centro nocturno con tigres, leones, panteras y halcones dentro del show de Olga Breeskin, en el hotel Hilton de avenida Reforma esquina avenida Insurgentes el cual cayó en su totalidad en el terremoto del ’85. En ese lugar, A Chen Kai le dejaban un lugar tan pequeño para hacer sus magias, que cualquier otro mago hubiera desistido y lo hubiera mandado todo a volar. Simplemente el corredor era tan pequeño que pasar la jaula del animal y el equipo especial para aparecer a Olga y desaparecer al tigre, que era necesario que pasaran de uno en uno. Y a pesar de los pesares, Chen Kai duró varios años con ese espectáculo maravillando a los noctámbulos.

 La trascendencia de Chen Kai se puede ver en la actualidad con su hija, la bellísima Verónica, su nombre verdadero, cuyo nombre artístico es Kenia, salida del grupo Colibrí, luego integrante de Timbiriche y aunque grabó un disco, en el último segundo Luis de Llano la sacó para meter a un integrante de color en su lugar, luego fue integrante del grupo Agua Luna, se hizo solista y hoy, es conductora de televisión en Miami.


                                                   Arte y diseño Guillemo Márquez



No hay comentarios:

Publicar un comentario