domingo, 8 de julio de 2012


GRACIAS POR EL RECUERDO 12


Por Toño Carrizosa

LOS QUE SE SALEN CON LA SUYA

Hay infinidad de artistas que gustan salirse con la suya porque son del tipo de gente que no les gusta que les prohíban algo que es de su trabajo y por su trabajo.

Oscar Chávez por ejemplo, cuando era contratado para teatros del pueblo en los años 70,  le pedían que no cantara “esas canciones rojillas” o en contra del gobierno y él, muy honorable decía que las excluiría de su programa; pero al empezar su presentación… ¡abría con esas canciones!

A Manolo Muñoz le decían que no hiciera matices altísimos de voz porque se la acabaría, y es que nuestro admirable jalisciense rocanrolero gustaba en sus presentaciones personales, de cantar  con tonos altísimos y luego bajar a lo más bajo posible. Era un verdadero portento de voz. Nunca le afectó a la garganta.

Marco Antonio Solís, cuando era vocalista de su grupo Los Bukis se salió la suya en una ocasión cuando fue a ver a Don Nacho Morales, entonces propietario de discos Melody y le pidió sus regalías por las ventas de sus discos.


 Nacho le comentó que no había mucha demanda de sus discos y que había pocas regalías, que regresaran mejor otro día. Pero algo sucedió, llamaron a Nacho de otra oficina y tuvo que salir por un momento, situación que aprovechó Marco para hablar al departamento de regalías y fingiendo la voz de Nacho Morales, ordenó que prepararan un cheque con las regalías correspondientes al Buki. Solamente así pudo cobrar…y enterarse que sus discos eran un éxito absoluto en ventas.

Alberto Ángel El Cuervo,  en 1972 gana el primer lugar dentro del Primer festival de la OTI en México con la canción YO NO VOY A LA GUERRA original de Roberto Cantoral. El final fue polémico por que se armó una rebambaramba porque había una canción favorita, original de Felipe Gil. El caso es que gana El Cuervo y debía prepararse para participar en el festival Internacional el cual se realizaría en España. Sin embargo en el consulado no le dieron la autorización de ir porque se sentían agraviados por la letra, ya que en esa época vivían una dictadura férrea.

Para poder representar a México en ese festival tan importante, se reunieron varios ejecutivos de muy alto nivel de la televisión con El Cuervo para pedirle que renunciara al primer lugar y por este hecho subiría a primer lugar la canción de Felipe Gil, la cual podría ir en representación de México al festival internacional. A cambio de esa renuncia, se le prometía el oro y el moro en la televisión mexicana y El Cuervo les dijo a todos que no creía en sus palabras y que no cedería su lugar.

-Es que si no renuncias, no habrá presencia de México en un festival internacional tan importante como éste. Le dijeron
-O voy yo, o no va nadie. Señaló el cantante.
Y no fue nadie.

                                                 Arte y diseño Guillermo Márquez


                                                                   
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario